Profesionales sanitarios de varios centros sanitarios de la Uja observaron ayer una huelga de tres horas – de 9.m a 12 horas.m.- a petición del Sindicato Nacional de Personal de la Administración Pública (Snapap).

A través de este movimiento de protesta cíclica, esperan hacer oír sus demandas socioprofesionales por parte de los líderes del sector salud. Entre las quejas de los trabajadores de protesta se encuentra el bono especial Covid-19 otorgado a los trabajadores de la salud por decreto presidencial, cuyo tercer tramo se retrasa.

«Después del pago de las dos primeras entregas de esta bonificación a tiempo, está claro, además en el momento de una segunda ola viral infernal durante el otoño, la filtración hacia adelante de nuestros funcionarios para honrar el tercer tramo», se lamenta el presidente de la Federación de Salud Snapap en Bejaia, Nadir Touati.

Antes de recordar que su organización sindical «ya ha supuesto el rechazo de esta atribución por su disparidad entre los distintos organismos, porque el riesgo es el mismo para todos (el virus nunca distingue cuerpo ni rango) «.

En su última declaración enviada a nuestros editores, la Federación Wilaya del sector de la salud pública afiliada a Snapap denuncia el «diktat» de ciertos controladores financieros y otros funcionarios de finanzas «que, sin embargo, tuvieron que reservar cierta flexibilidad para facilitar los procedimientos de pago de bonificaciones y recordatorios para los funcionarios de salud».

Los redactores del documento también denunciaron «la inseguridad que prevalece en nuestros centros de salud y las agresiones a nuestros empleados que se han convertido en algo común».

«Es nuestro deber denunciar todo tipo de acoso y sobrelamentos sufridos por algunos de nuestros trabajadores, ya que mostramos nuestra total solidaridad con nuestros compañeros sindicalistas que han sido procesados en los últimos días», han subrayado.

Además, la Federación de Salud de Bejaia reitera su llamamiento a las autoridades sanitarias para que «revisen los estatutos especiales, la situación de la función pública y, precisamente, los salarios del personal, todos los organismos combinados».

Según el Sr. Touati, su organización sindical decidió recurrir a esta huelga cíclica tras la expiración del ultimátum dado a la Dirección de Salud y Población (DSP) de Bejaia para la resolución del problema del pago de la prima Covid-19 y otros recordatorios.

Ayer, nuestro interlocutor estimó en un 70% la tasa de seguimiento del eslogan lanzado por su sindicato en toda la wilaya de Bejaia. «Sin embargo, estábamos dispuestos a proporcionar el servicio mínimo, incluso a los servicios de emergencia, de acuerdo con la normativa vigente», dijo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *